Las olas y la espuma

Recuerdo esa sensación de seguridad que se obtiene cuando dominas el autorrescate o esquimotaje. Se hace especialmente importante en las olas o condiciones difíciles, cuando sientes que aunque una ola te tumbe, siempre podrás recuperarte.
Para mi es la primera de las normas de seguridad, dominar el esquimotaje en todas las situaciones. Por encima de otros elementos pasivos, pero esto es una cuestión de perspectiva.
No domino mas allá de 3 o 4 variantes, pero la estándar, la tengo ya muy interiorizada. Y es que he pasado mucho tiempo en la espuma, ese dragón blanco que siempre intenta engullirte, con una fuerza apabullante.

Mis rutinas de paleo se han convertido en muy monótonas, salgo cuando puedo, casi siempre en el mismo lugar y disfruto de lo que me encuentro. Generalmente suelo salir a practicar maniobras y si encuentro olas suelo disfrutar de ellas en la medida de los posible. Hace unas cuentas semanas salí como en muchas otras ocasiones a priaticar mis esquimos favoritos, y me encontré unas olitas divertidas, así que decidí quedamer un rato a disfrutarlas, y claro, iba sin casco y sin chaleco. Grabé un par de videos bonitos dando vueltas en las olas y lo subí en mi cuenta de instagram.
Podeis verlo aquí.

La mayoría de los comentarios son agradables, pero en algunos parece molestar que no llevará chaleco, e incluso me dicen que no se controlar el kayak.
Y bueno, no es que me considere un experto, pero creo que tengo la suficienciente experiencia para saber donde me meto y hasta donde puedo llegar.
Cuando estás cabeza abajo en las olas, puedes sentir la fuerza del agua y como es imposible luchar contra ella, es mejor dejarse llevar y aprovechar su inercia e incluso esperar que se apacigue, mejor que malgastar la energía…
En este caso, un mal apoyo al principio, me lleva a volcar, hasta en tres ocasiones, las 2 últimas intencionadamente buscando salir de la rompiente. Al final se trata de practicar en condiciones controladas, y aunque la perspectiva y la cámara hagan parecer que se trata de una situación complicada, no es más que un revolcón en unas olas orilleras.

Así que practicad en las olas, poneros cabeza abajo, sentid el poder de la ola… dejaros llevar… y no olvideis el chaleco y el casco.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.